La nueva etapa en la selección nacional se puso en marcha. La dirigió interinamente Pablo Escobar pero desde Chile (porque dirige aún a Palestino), con papel y lápiz en mano, Gustavo Costas siguió atento el duelo que Senegal acabó ganando por 2-0.

La Verde tiene una base trabajada desde el anterior proceso y busca asentarla con la idea del nuevo DT. Es por eso que es clave jugar, competir, medirse contra selecciones de nivel para luego corregir defectos y afianzar virtudes. Eso pasó en Orleans.

Hasta allí llegó una selección que se conoce, que necesitaba reencontrarse en cancha para no retroceder, aunque pararse firme sobre todo al inicio, costó. Si a los 3′ de iniciado el juego Boulaye Día marcó el 1-0 con un zapatazo frontal que desvió Jusino.

Fue un baldazo de agua fría pero había que mostrar carácter para reponerse de inmediato y Bolivia lo hizo; Carlos Lampe alzó el escudo y los demás le siguieron ya que el portero sacó pelotas decisivas ratificando que no iban a ser una presa fácil.

En frente estaba Senegal, campeona de África y ya clasificada al Mundial, que buscaba afianzar su juego antes de la cita en Catar. Con el estelar Sadio Mané tuvo lapsos de buen juego, de control de la pelota pero sin ser ‘bestialmente’ más que su rival.

Es que la Verde se fue acomodando, Jusino y Sagredo se complementaron mejor y desde el medio Justiniano y Vaca ganaron unos metros para que Martins molestara a a Gomes. Eso sí y pese al terreno que había ganado la Verde, vino un penal en contra.

Salió mal Jairo Quinteros (al igual que Bejarano en el primer gol) y tras recuperación rival, hubo un pase filtrado y Sadio Mané encaró, quedó solo ante Lampe que al meta no le quedó otra que derribarlo. El juez ccobró penal y Mané (44′) puso el 2-0.

En el complemento Bolivia tuvo un par de chances, con Villamil participativo y con Martins rematando apenas vio un hueco. Luego ingresó Miguel Terceros (la nueva joya de Bolivia) y dió chispazos de los recursos que tiene, pero la situación ya era difícil.

Senegal volvió a recuperar terreno y solo controló hasta el final. Los ingresos de Algarañaz, Saucedo, Ramallo, Medina y otros no bastó para descontar. Los africanos se fueron sonrientes tras un triunfo justo, mientras que Bolivia sabe que no arranca de cero, sino con la base que dejó César Farías.

En el país el partido se lo pudo ver a través de la red Bolivisión, con relato de Richard Pereira y los comentarios de Wálter Díaz Vargas, dos experimentados periodistas que dieron una buena radiografía de las selecciones que se enfrentaron.

Compartir